Griselda Rocamora | ¿Por qué deberías amar el denim?
1039
single,single-post,postid-1039,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 
whatsapp-image-2018-02-21-at-21-58-172

¿Por qué deberías amar el denim?

Si tuviera que elegir una sola prenda que ponerme para el resto de mi vida, no lo dudaría ni un segundo: ¡DENIM! Sí, esa prenda sería denim, un tejido con el que tengo un vínculo muy estrecho y razones incontables para amarlo.

Si os preguntáis cuantas prendas vaqueras tengo en mi vestidor, no sabría qué responder. No importa la temporada, el clima o la tendencia del momento, que este tejido siempre está entre mis elecciones a la hora de vestir. ¿Por qué? Os preguntaréis. ¿Qué tienen esos jeans que no tengan unos pantalones verde militar? ¿O qué tiene esa camisa vaquera que no puedas encontrar en una camisa a cuadros? Y creedme, lo he intentado. Muchas veces me digo a mi misma: ¡No! No te compres otra prenda vaquera, no te hace falta, ¡por favor! Pero es que todas siempre tienen algo distinto o especial que me terminan cautivando: el lavado, la calidad, el entallado, el modelo…¡y es que hay de tantos tipos!

A veces me pregunto desde cuando tengo este amor por el denim, mi tejido favorito por excelencia, cómo empezó y a que se debe. Miro atrás en el tiempo y recuerdo mis comienzos en el mundo de la moda, cuando empecé a vincularme a todo este sector con la idea de crear una personalidad a partir de esta prenda: el maravilloso denim.

¿Razones para amarlo? ¡Me sobran!

Es un tejido muy versátil y atemporal. Por eso se ha convertido para mi en una prenda básica que nunca falta en mi vestidor (y debería ser un fondo de armario para todo el mundo). Los mismos jeans con unos sneakers, una camiseta básica y una chupa de cuero te darán un look totalmente casual para ir a tomar un café con las amigas, y si en cambio los combinas con unos buenos tacones y una blusa te darán un toque elegante y mucho más formal para asistir a un evento especial.

Siempre se reinventa, y nunca – absolutamente nunca – desaparece. Es un clásico que, lo combines con lo que lo combines, aciertas seguro. ¿Puede haber un tejido más fácil de llevar que el denim?

Lo podemos encontrar en muchísimas formas: camisas, pantalones, faldas, shorts, cazadoras, etc. ¡E incluso las podemos combinar entre ellas creando un denim total look!

Sí, ¡hay infinitas opciones! Si nos fijamos en los pantalones, por ejemplo, encontramos los skinny, regular, straight, slim, boyfriend, etc. Tenemos mil versiones distintas y seguro que hay (por lo menos) una que es la ideal para ti. ¿Qué vaquero es tu favorito? ¿Con cuál te ves y te sientes mejor? ¡Explícamelo en los comentarios, me encantará leerlo!

Y tiene otra ventaja que, sin duda, no encontramos con otros tejidos más delicados:  no solo encaja con cualquier ocasión, persona y estilo, sino que además cuesta poquísimo de mantener y dura muchísimo tiempo en perfecto estado. ¿Qué más se puede pedir? ¡El denim es el tejido perfecto!

Si tú también eres un/a amante del denim, me encantaría ver una foto tuya con tu estilo favorito. ¡Sígueme en las redes sociales (Facebook e Instagram) y compártela para que así pueda verla!

 

No hay comentarios

Deja tu comentario

Once − seis =