Griselda Rocamora | Y tú, ¿qué ves en el espejo?
1064
single,single-post,postid-1064,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 
dismorfiacorporal

Y tú, ¿qué ves en el espejo?

Mírate al espejo. ¿Qué ves?

¿Estas viendo defectos? ¿Sacando cosas negativas de tu imagen? ¿Te sientes mal con tu reflejo? ¿Te vienen a la mente pensamientos de vergüenza, culpa, soledad, tristeza, negatividad…? ¡Para! Estás creando una imagen irreal de ti mismo, ignora tu cerebro y todos estos pensamientos negativos que tan solo están saboteándote. No hagas un análisis crítico detallado de tu cuerpo cada vez que te ves ni des tanto valor a lo que piensen los demás sobre ti. No te autodestruyas.

Si has respondido afirmativamente a muchas de estas preguntas, quizás te sentirás identificado con el tema de este artículo. Pero si es así, no te preocupes, porque el paso más grande ya lo has hecho: ser consciente de ello. Así que vamos a superarlo sin miedos ni temores.

Trastorno Dismórfico Corporal

La dismorfia corporal o también conocida como dismorfofobia, es un trastorno que hoy en día afecta a muchos jóvenes, pero también a adultos. Se trata de personas que viven con una obsesión por su imagen, percibiendo defectos y carencias en uno mismo, sin ser capaces de identificar aquello positivo que uno tiene. Se trata de un trastorno psicológico que consiste en la insatisfacción con el propio físico y la sobredimensión de los defectos, provocando ansiedad y depresión, así como aislamiento social y excesiva comparación con la gente que le rodea a uno, así como también en las redes sociales. Internet está plagado de imágenes de cuerpos “perfectos” que muchos anhelan, sacándose a si mismos cientos de imperfecciones irreales, que tan solo ellos mismos se ven.

Esta situación, además, suele desembocar en consecuencias mucho más graves y actitudes autodestructivas como trastornos de la conducta alimentaria, autolesiones, obsesiones e incluso cirugía “para llegar a ser como alguien”.

Y es que, ¿por qué tenemos que ser como otra persona? ¿Qué tiene de malo ser uno mismo? Nada. Al contrario: lo que nos hace especiales es que cada uno somos distinto, somos únicos, con nuestras “perfectas imperfecciones”. Así pues ámate, porque así como eres, ¡eres perfecto!

¿Qué puedo hacer?

No te autosabotees más: eres una persona hermosa, y eso no se refleja en un número ni en una talla. Eso va mucho más allá. Se trata de un conjunto: mente, cuerpo y espíritu. Tú eres mucho más que el número de báscula o la etiqueta de esos pantalones. Muéstralo. Reune todas esas energías que gastas en hacerte daño e inviértelas en hacerte el bien, en quererte y valorarte. Mírate cada día al espejo y dile a tu reflejo que le amas. Sonríe y mírate des de el lado cariñoso, desde la perspectiva positiva.

Y si consideras que te hace falta un cambio…¡hazlo! Pero des del cariño y para lograr algo todavía mejor, no para eliminar aquello que tú (tan solo tú) consideras malo, ya que probablemente no sea tan horrible como tu imaginas.

No te dejes llevar por las malas percepciones (y erróneas) de ti mismo. Recuerda que la felicidad y la salud son lo más importante, y si tienes eso, tu imagen física será buena, ya que todo cambio empieza desde dentro. Somos el reflejo de lo que pensamos; así pues, si pensamos en positivo, daremos una buena imagen, si estamos felices, contagiaremos alegría, y si soñamos a lo grande, nos mostraremos como personas fuertes, valientes y luchadoras.

¿Y cómo logramos esa felicidad? Lo conseguiremos valorando más las cosas que realmente importan en la vida, los pequeños momentos que muchas veces pasan por desapercibidos, compartiendo tiempo con la gente que queremos, haciendo las cosas que más nos gustan, siendo personas activas y alimentándonos saludablemente.

Dale una patada a los miedos y a las inseguridades: ¡eres mucho más fuerte que eso! Y si consideras que te hace falta un pequeño empujón, yo puedo asesorarte en ese camino, acompañarte en tu proceso y ayudarte a que te aprecies y te valores mucho más. A hacer que tú seas tu primer amor y ayudarte a conseguir tus objetivos, tu bienestar y la máxima felicidad. Si consideras que puedo ayudarte, consulta en este enlace los servicios de coaching y asesoramiento que ofrezco y ¡no dudes en contactarme! Será un placer guiarte y acompañarte a conseguir ser tu mejor versión de ti mismo.

No hay comentarios

Deja tu comentario

quince − 5 =